sábado, 11 de julio de 2015

Aún así te quiero.

A vos, que dejás la pasta de dientes destapada, aún así te quiero.
A vos, que no sabés doblar las sábanas con elástico, aún así te quiero. 
A vos, que el café te queda demasiado dulce, o demasiado amargo, aún así te quiero. 
A vos, que te reís con mis peores chistes solo para hacerme sentir mejor, te quiero.
Vos, el que se sacó un tres en el parcial de física, aún así te quiero.
Vos, el que babea la almohada, aún así te quiero.
Vos, el que destiende la cama cada vez que se acuesta, aún así te quiero.
Vos, el que me hace reflexionar hasta hacerme entrar en razón, te quiero.
El que no se calla ante las injusticias, aunque no tenga nada que decir.
El que lucha por una realidad distinta, en la que me pueda ver reír.
El guerrero que nunca olvida a las personas que ya no están.
El compañero que nunca olvidarán cuando ya no esté.
Personificación de la palabra fuerza.
Valiente.
A vos, que te cambiás la ropa cada cinco días, aún así te quiero.
A vos, que no sabés hablar por teléfono sin gritar, aún así te quiero.
A vos, que no lavás las medias, las renovás, aún así te quiero.
Te quiero.
Aún así, te quiero.

No hay comentarios.: