viernes, 15 de septiembre de 2017

el(la)

 
nos comportamos como niños 
nos reímos, nos mojamos, destiño el cora, porque el ahora ya no da la hora, se rompió, como cuando las palabras se te atoran y los murmullos no paran, los ojos ya no lloran.
una patada en mi estómago, en mi orgullo, quedé sin aire, era todo tuyo. 
Parece un hoyo, estoy embarrada, desparramada y sin ganas de nada, 
no quiero drama tampoco al gil que por insta te la mama, quiero mi espacio,
despacio, sentir la arena en los pies, el viento en la cara, el agua en mi cuerpo, sumergirme en mi adentro, no ser de la atención el centro, porque te cuento que eso quedó atrás hace mucho tiempo.
¿No lo superaste? No lo comparto ni lo comprendo pero aprendo, muchos años chamuyando, ni a los ojos me miraste, te acobardaste, siquiera de frente te paraste, hablaste, o explicaste que no podes con tanto mambo pero vos no me entendiste, no me apoyo en las personas y ellos conocen mis zonas, la cicatriz abierta, putrefacta y muerta,
la que aprovecha el enemigo para poderte ver deshecha, romper la flecha, prender la mecha para explotar mi cabeza y sigo acá, compramos cerveza, 

ahora me duermo, en mi mano la botella, ¿y quién es el problema? ¿él o ella?

No hay comentarios.: