miércoles, 16 de agosto de 2017

Es corta.

Poner el cora en juego aunque la mente se lamente 
aunque tenga la razón, es cosa de valiente 
te lo diría con la mano en el corazón, si todavía lo tuviera
si hubiese hecho que valiera, no dárselo a cualquiera, 
no dejarlo en la escalera cuando no había ascensor,
si le hubiese dado el valor que merecía, que mi escencia transmitía, no creer que comprendías cuando hablamos de dolor.
No sabés lo que me pesa y no cargo una mochila,
llevo una vida en la cabeza, que no calla, que no reza, 
que no avanza, que me tienta, a veces falla, me deja a tientas,
desorientada, pero ni vos, ni él, ni ella me hacen sentir una tarada,
estoy parada ¿me ves? 
si hubieses llorado lo que lloré estarías ahogada, 
atragantada con tu propia mierda, 
pero como te dije estoy parada,  
ya no asustada y te aseguro que no me para nada.
No es que no pase nada, pasa de todo, como dijo Benedetti 
en la calle éramos mucho más que dos, codo a codo; ¿hoy en día? ya no te jodo, 
te acomodo, te pongo en tu lugar, en el lodo
donde me hundías y por si todavía no entendiste estoy hablando de tu ego
no entendés nada de apego, de sentimientos nego. 
Sos un cretino, dañino, lo único que disfruté contigo fueron películas de Tarantino,
algún que otro submarino, hoy por hoy estoy feliz de encontrar otro camino.
Es de madrugada, estoy despierta, ¿te molesta? estoy siendo honesta, 
soy apuesta mostrando o no las tetas y a vos te inquieta, quedate quieta,
te tengo una propuesta y no quiero una respuesta 
deja de sobreestimarte porque eso no suma, solo resta. 
Estoy en la cima y encima el camino no termina, veo el agua cristalina,
un espejismo; entendí que aunque vos también estés arriba
ninguno de nosotros ve lo mismo, el mecanismo es el liberalismo,
no esas boludeces que practicás como el narcisismo, andá,
agarrá un libro e informate sobre el vanguardismo y ni nos vimos.
Si ya subí ahora por ley voy a bajar para aplicar lo que aprendí 
en el camino que viví, para cambiar, para abrazar, 
con mi mano tu mejilla acariciar y con solo mi mirar 
penetrar tu realidad para explicarte sin hablar 
que vos también estás acá y no hay tiempo de descansar,
de dar solo para esperar ganar, es un engaño, es una prueba
y la aprobás no haciendo daño y dando solo por dar.
La actitud está en el gesto de despojarte de las cosas que a vos no te interesan y para otros son hermosas, 
que después de dar y ver sonrisas eso sea lo que importa
creeme que es lo que más aporta, es corta.

No hay comentarios.: