domingo, 26 de abril de 2015

Che, Ernesto.

Con el debido respeto, un muy breve relato acerca del comandante Ernesto "Che" Guevara, acerca de las historias que he oído desde pequeña y que en mi mente siguen hasta hoy día.
14/06/1928 - 09/10/1967
Rosario, Argentina.
Hijo ejemplar, recibido de médico. Revolucionario que se dio cuenta que tenía que conocer la realidad de la pobreza de Latinoamérica y/o del tercer mundo, todo lo que los ricos explotaron y sigue explotando. Nosotros, África, entre otros.. Leyendo y preocupándose, preguntándose por qué había tanta pobreza en el mundo. Un ser obsesivo, ejemplar para luchar. Era asmático y cruzó los Andes en moto.
Cuando fue a México conoció a Fidel Castro, a Camilo Torres, y otros, quienes habían echado de Cuba, por tratar de sacar a un dictador llamado Batista.
Cuba era como un quilombo, prostíbulo de los yankees. 
Quisieron tomar el cuartel de Moncada, pero éstos no se rindieron. Revolucionaron la cabeza de la gente, para que entiendan que los estaban explotando.
La Unión Soviética, Marxista y Leninista, apoyó a Cuba, incluso con armas.
La segunda vez que fueron a Cuba, luego de estar presos en el cuartel, con el apoyo de la Unión Soviética y los países socialistas, como Vietnam en ese momento, sacaron al dictador y Cuba fue socialista hasta hoy día.
Él consideraba que donde había injusticia en el mundo, su deber era ir a pelear. Fidel estaba de acuerdo con él pero le decía que no, e igualmente el Che luchó. Se entrenó en Angola. Y entró a Cuba, sin que nadie supiese que era él, ni el mismo Fidel Castro. En ese entonces, le dejó una carta a su familia, que básicamente pedía perdón por lo que hacía, pero que no se preocupaba por las necesidades básicas porque Cuba les iba a dar todo. Entonces se encaminó hacia Bolivia. Él decía que conquistando Bolivia, conquistaría toda Sudamérica, y la tenía clarísima. Bolivia, el lugar en el que fue asesinado, lo encontraron herido por balazos, tirándolo sobre algo que ni mesa podía ser llamado, y las manos sudorosas de Terán que no se atrevían a matarlo... "Póngase sereno y apunte bien, usted va a matar a un hombre" dijo el Che, hasta que terminó con su vida. Luego de eso, y de cortar sus propias manos con las que había luchado para defender nuestra justicia social, lo pasearon colgado de un helicóptero. 
Gracias mi comandante.